LaSantaBiblia.com.ar

Oseas 12

 

01 02 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14

  

Invitación al arrepentimiento

1*Efraím se apacienta de viento,

y corre tras el viento del oriente,

todo el día está aumentando las mentiras

y los actos de violencia;

hace pacto con Asiria,

y a Egipto lleva aceite.

2También contra Judá

se querellará Yahvé,

y castigará a Jacob

conforme a su conducta;

según sus obras le retribuirá.

3*En el seno materno

suplantó a su hermano,

y en su edad madura

luchó con Dios.

4Luchó con el ángel, y prevaleció;

lloró y le pidió gracia.

En Betel le halló,

y allí habló con nosotros.

5Yahvé que es el Dios de los ejércitos;

Yahvé es su Nombre.

6* “Conviértete a tu Dios;

guarda la misericordia y la justicia,

y espera siempre en tu Dios”.

7*Siendo mercader,

que tiene en sus manos balanza falsa,

se complace en engañar.

8*Dice Efraím:

“Con todo, me he hecho rico,

he adquirido riquezas;

con todas mis ganancias

no se hallará en mí culpa

que sea pecado.”

9*Yo soy Yahvé, tu Dios,

desde la tierra de Egipto;

Yo haré que habites

otra vez en tiendas,

como en días de la fiesta.

10*Yo hablé a los profetas,

haciéndoles ver muchas visiones;

por medio de los profetas

me he manifestado en parábolas.

11*Si Galaad es vanidad,

también ellos son vanidad.

En Gálgala sacrifican toros,

y sus altares son como montones de piedras

en los surcos del campo.

12*Huyó Jacob al país de Siria,

por una mujer Israel se hizo siervo,

y por una esposa apacentó (ovejas).

13*Por mano de un profeta

Yahvé sacó a Israel de Egipto,

y lo salvó por medio de un profeta.

14Efraím ha provocado a su Señor

con amargos pecados;

por lo cual hará caer sobre él

la sangre derramada,

y le dará la paga por sus ultrajes.

 



* 1. Se apacienta de viento: Locución proverbial que expresa la vanidad de sus ídolos. Lleva aceite, en forma de regalo, para ganarse la amistad de Egipto.

* 3 s. Evoca las escenas relatadas en Génesis 25, 25 s.; 32, 24 ss., para mostrar el contraste entre Israel y el patriarca que le dio su nombre. Israel confía en su poder, sus aliados y sus altares idolátricos; Jacob, en cambio, luchó por su elección desde el seno materno —de ahí su nombre Jacob— y especialmente en Betel, donde recibió el nombre de Israel. El mismo celo deben mostrar los descendientes que del santo patriarca heredaron ese nombre y a los cuales se dirige aquí el profeta. Lloró (v 4). Este detalle no aparece en el libro del Génesis (capítulo 32).

* 6. Misericordia y justicia: Véase 10, 12 y nota.

* 7. Efraím, el pueblo del reino de Israel, es como un vil mercader (cananeo), que lleva falsa medida y falsa balanza para engañar a otros y llenar su propio bolsillo. Su único interés consiste en adquirir riquezas.

* 8. Me he hecho rico, etc. Cf. capítulos 5-7. El peligro de esta riqueza colectiva, para el orgullo del espíritu, está señalado también en Ezequiel 28, 4 ss. (véase allí la nota de San Hilario). Aplicando este concepto a la Iglesia en su posición actual, que es la pasión del Cuerpo Místico, dice Pío XI: “La fuerza espiritual de la Iglesia se encuentra como ligada a su debilidad temporal: el poder de Cristo no fue nunca tan arrollador como en la Cruz.” Sabido es que nunca fue mayor esa fuerza que en las catacumbas, donde la debilidad de los cristianos superó el poder de los Césares, y la sangre de los mártires fue semilla de nuevos cristianos, según decía Tertuliano. Tal es el sentido del célebre apostrofe del Dante a Constantino en la Divina Comedia (cf. Infierno, canto 19, versos 100-117). No se hallará en mi culpa: En la versión de Nácar-Colunga, es Dios quien contesta desde este versículo y dice: “Mas todas tus ganancias no bastarán para pagar las culpas que has cometido.” En ambos casos está caracterizada la soberbia farisaica que tanto condenó Jesús. Cf. Lucas 18, 9 ss; Sobre las riquezas como ídolos, véase Mateo 6, 24; Colosenses 3, 5; Ef. 5, 3. Basta recordar que por dinero vendió Judas al Señor.

* 9. Otra vez en tiendas: “Según la interpretación que acabamos de dar, este versículo contiene una grave amenaza. Algunos comentadores (antiguamente San Jerónimo y hoy el P. Knabenbauer) piensan, al contrario, que expresa una promesa muy favorable, la del restablecimiento de Israel en Palestina después del cautiverio; pero este modo de ver parece en oposición directa con el contexto” (Fillion). En efecto, hemos visto antes (cf. capítulo 11), sobre el restablecimiento de Israel, promesas muy abundantes y superiores a la perspectiva de habitar en tiendas, lo cual es precisamente signo de peregrinación (Jeremías 35, 7), y no de la estabilidad de un pueblo que habita “a la sombra de su parra y de su higuera” (Miqueas 4, 4; Zacarías 3, 10). Vivirán de nuevo en tiendas cuando les sobrevenga el destierro.

* 10. Aquí y en el versículo 13 subraya el mismo Dios el carácter sobrenatural de la profecía y la posición sagrada del profeta como intermediario de Dios. Cf. nuestra introducción a los Profetas.

* 11. Sobre Galaad, véase 6, 8 y nota. Vanidad: ídolo. Gálgala: lugar situado al este de Jericó, primer campamento de los israelitas al oeste del Jordán. Precisamente por eso lo miraban como lugar sagrado. Véase 4, 15; 9, 15 y notas. El sentido es: Así como Galaad que representa la parte transjordánica del reino de Israel, es idólatra, lo es también Gálgala que representa la región cisjordánica; lo que quiere decir que todo el país es contaminado por la idolatría.

* 12. Se refiere a Jacob. Véase Génesis 28, 10 ss.; 29, 20 y 27.

* 13. Ese profeta no puede ser otro que Moisés. La repetición es para acentuar más la afirmación, como en el versículo 10, mostrando que los profetas son instrumentos de la misericordia divina, y no solamente anunciadores de desgracias, como se les solía considerar (véase 9, 8 y nota). Cf. Éxodo capítulos 14 y 15.