LaSantaBiblia.com.ar

Malaquías 4

 

1 2 3 4

 

Triunfo de los justos

1*Pues mirad que viene aquel día que arderá como un horno. Todos los soberbios, y todos los obradores de iniquidad, serán como paja; porque aquel día que viene los abrasará, dice Yahvé de los ejércitos, sin dejar de ellos ni raíz ni rama. 2Mas para vosotros que teméis mi Nombre, se levantará el Sol de justicia, que en sus alas traerá la salvación; y saldréis vosotros, y saltaréis como terneros (que salen) del establo. 3*Y pisotearéis a los impíos, pues serán como ceniza debajo de las plantas de vuestros pies, en aquel día que Yo preparo, dice Yahvé de los ejércitos.

4Acordaos de la Ley de Moisés, mi siervo,

a quien intimé en el Horeb mandamientos

y preceptos para todo Israel.

Retorno de Elías

5*He aquí que os enviaré al profeta Elías,

antes que venga el día grande

y tremendo de Yahvé.

6El convertirá el corazón de los padres a los hijos,

y el corazón de los hijos a los padres;

no sea que Yo viniendo

hiera la tierra con el anatema.



* 1. El texto hebreo incorpora estos seis versículos al capítulo 3, con los números 19-24. Aquel día: el día del juicio, el cual será como un fuego en que los pecadores son quemados como estopa y paja. Palabras semejantes emplea el Precursor en Mateo 3, 12 y Lucas 3, 17. Para los justos, en cambio, nacerá el sol de justicia (versículo 2), que es Cristo. La exégesis católica siempre ha reconocido en este pasaje al divino Juez para hacer justicia a los justos. Gramática concuerda este pasaje con Isaías 60, 19; Lucas 1, 78 s.; II Pedro 1, 19; Zacarías 3, 8: 6, 12.

* 3. Pisotearéis a los impíos: Es una cosa notable que según San Judas (Judas 14) ya Enoc profetizó esta venida del Mesías en gloria y con sus santos, es decir, la segunda venida, para este juicio terrible. Véase Salmo 149, 7 9 y notas.

* 5. El día grande y tremendo: así se distingue esta venida de Elías en persona (para preparar el pueblo a la Parusía del Señor; cf. Mateo 17, 11; Marcos 9, 11 ss.; Eclesiástico 48, 1 ss.; Apocalipsis 11, 3) de la venida de San Juan Bautista “con el espíritu y la virtud de Elías” (cf. 3, 1) como precursor de Jesús en su primera venida (cf. Isaías 40, 3 ss. y nota), cuando “los suyos no lo recibieron” (Juan 1, 11). Cf. IV Reyes 2, 11 y nota; Mateo 11, 14; Lucas 1, 17. Convertirá el corazón, etc. La labor de Elías consistirá, dice Crampón, en “llevar a sus contemporáneos a la piedad de los días antiguos y a la imitación de los padres y patriarcas”.