::::  Capítulo 6: Isaías 6   ::::  LaSantaBiblia.com.ar  ::::
www.LaSantaBiblia.com.ar

Isaías

1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 32 33 34 35
36 37 38 39 40 41 42
43 44 45 46 47 48 49
50 51 52 53 54 55 56
57 58 59 60 61 62 63
64 65 66        

Capítulo 6: Isaías 6

VISIÓN INAUGURAL: LA VOCACIÓN DE ISAÍAS

6 1 El año de la muerte del rey Ozías, yo vi al Señor sentado en un trono elevado y excelso, y las orlas de su manto llenaban el Templo.

2 Unos serafines estaban de pie por encima de él. Cada uno tenía seis alas: con dos se cubrían el rostro, y con dos se cubrían los pies, y con dos volaban.

3 Y uno gritaba hacia el otro:
"¡Santo, santo, santo es el Señor de losejércitos!
Toda la tierra está llena de su gloria".

4 Los fundamentos de los umbrales temblaron al clamor de su voz, y la Casa
se llenó de humo.

5 Yo dije:
"¡Ay de mí, estoy perdido!
Porque soy un hombre de labios impuros,
y habito en medio de un pueblo de labios impuros;
¡y mis ojos han visto al Rey, el Señorde los ejércitos!".

6 Uno de los serafines voló hacia mí, llevando en su mano una brasa que había tomado con unas tenazas de encima del altar.

7 Él le hizo tocar mi boca, y dijo:
"Mira: esto ha tocado tus labios;
tu culpa ha sido borrada
y tu pecado ha sido expiado".

8 Yo oí la voz del Señor que decía: "¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?". Yo respondí: "¡Aquí estoy: envíame!".

9 "Ve, me dijo; tú dirás a este pueblo:
‘Escuchen, sí, pero sin entender;
miren bien, pero sin comprender’.

10 Embota el corazón de este pueblo, endurece sus oídos y cierra sus ojos, no sea que vea con sus ojos
y oiga con sus oídos,
que su corazón comprenda
y que se convierta y sane".

11 Yo dije: "¿Hasta cuándo, Señor?". Él respondió:
"Hasta que las ciudades queden devastadas, sin habitantes,
hasta que las casas estén sin un hombre
y el suelo devastado sea una desolación.

12 El Señor alejará a los hombres
y será grande el abandonoen medio del país.

13 Y si queda una décima parte,
ella, a su vez, será destruida.
Como el terebinto y la encina
que, al ser abatidos,conservan su tronco talado,
así ese tronco es una semilla santa".


 

LaSantaBiblia.com.ar

Fuente: Catholic.net

 

lasantabiblia@cmbs.com.ar